domingo, mayo 19, 2024

DESPUÉS DE LA PANDEMIA, LLEGARÁ EL RENACIMIENTO DE ARGENTINA

Por Eugenio Sangregorio – Diputado Nacional ítalo-argentino

Argentina tendrá un Renacimiento después de la pandemia de coronavirus. Argentina es un país rico en recursos naturales y, principalmente, en material humano, ya que existen millones de argentinos innovadores, talentosos, con una capacidad que no tiene frontera.

Según calificó el presidente de Winston Capital Advsors, Fabián Onetti, el coronavirus ha sido «un cisne negro» en la economía mundial, provocando una crisis global. Ahora bien, si hay crisis hay cambio y, por supuesto, oportunidad. Allí es donde tiene que apoyarse Argentina para su Renacimiento. Argentina debe renacer desde la producción, creando empleo y aprovechando que tiene los alimentos para abastecer al mundo que tanto hoy lo demanda. Hay que apuntar a industrializar las materias primas que tiene el país apoyando al campo y estimulando su industrialización.

El diputado nacional ítalo-argentino Eugenio Sangregorio.

En términos políticos prácticos, la Nación Argentina debe encarar un pacto con empresarios que se comprometan a invertir y repatriar capitales, con los trabajadores y con el mayor consenso político y social posible para establecer un Pacto de Renacimiento, instaurando políticas de Estado, un conjunto de temas que no estén en medio del juego político y que sean una decisión invariable de largo plazo.

Ese Pacto Nacional político-empresario de los trabajadores y social desde el cual se establecerá un Renacimiento argentino debe sí o sí orientarse a fortalecer la producción, estimular a las pequeñas y medianas empresas para una recuperación y desarrollo tras la pandemia de coronavirus, otorgándoles todo tipo de soporte estatal como préstamos a tasa 0, asistencia jurídica, contable y de managment.

Nada será posible si hacemos las mismas cosas, porque lógicamente los resultados serán los mismos. Por eso, el desafío es doble. Por un lado, fortalecer los esquemas productivos actuales, pero también estimularlos a innovar y, por supuesto, hacer nacer nuevas empresas. Hay que crear una unidad de desarrollo innovador para lograr esos objetivos.

Por otra parte, hay jerarquizar el Made In Argentina, agregar valor y llegar al mundo con nuestras materias primas y con nuestros productos industrializados. El turismo es el tercer factor de la economía del mundo: Argentina debe tenerlo en un su agenda como tal.

Hay antecedentes en la historia del mundo que nos dan la esperanza acerca de que un pacto puede traer un renacimiento. En el plano económico, el Plan Marshall sacó a Europa del ostracismo y la pobreza. En el plano político, otro antecedente fueron los Pactos de la Moncloa (formalmente fueron dos, denominados Acuerdo sobre el Programa de Saneamiento y Reforma de la Economía y Acuerdo sobre el Programa de Actuación Jurídica y Política): los acuerdos firmados en España durante la transición del país el 25 de octubre de 1977, tomando conocimiento y comprometiéndose a su desarrollo el Congreso de los Diputados dos días después, y el Senado el 11 de noviembre, entre el Gobierno de España de la Legislatura Constituyente, presidido por Adolfo Suárez, los principales partidos políticos con representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados, con el apoyo de las asociaciones empresariales y el sindicato Comisiones Obreras (excepto algunas secciones sindicales del mismo) y el rechazo de la Unión General de Trabajadores (que finalmente lo firmaría) y de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT).

El objetivo, entonces, fue procurar la estabilización del proceso de transición al sistema democrático, así como adoptar una política económica que contuviera la gran inflación que alcanzaba el 26,39. Indudablemente, este pacto fue el principio de la recuperación. El brillo y el apogeo de España como nunca lo logró.

Finalmente, voy a mencionar otro pacto que, si bien no tuvo la repercusión en la economía, sí lo consiguió en la política. Se trató del polémico Pacto de Olivos en la Argentina, firmado entre el entonces presidente Carlos Saúl Menem (que buscó en el pacto su reelección) y el líder de la UCR, Raúl Ricardo Alfonsín. Fue polémico, pero lo que es indiscutible es que permitió una impacto importante en la readecuación institucional democrática del país. Mediante ese acuerdo se logró incorporar nuevos institutos y Derechos de Avanzada en su Constitución nacional.

Al cabo, quiero decirles a los argentinos: el virus trajo la muerte, mucho miedo y desesperación. Y trajo también lo peor que le puede pasar a una sociedad; sentir zozobra. Es decir, falta de certeza de un futuro seguro. Pero Argentina puede renacer y quiero recordar a cada argentino aquellas sabias palabras:

«No te des por vencido, ni aún vencido, no te sientas esclavo, ni aún esclavo; trémulo de pavor, piénsate bravo, y arremete feroz, ya mal herido. Ten el tesón del clavo enmohecido, que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo; no la cobarde intrepidez del pavo que amaina su coraje al primer ruido. Procede como Dios que nunca llora, o como Lucifer que nunca reza, o como el robledal, cuya grandeza necesita del agua y no la implora… ¡Que muerda y vocifere vengadora ya rodando en el polvo tu cabeza!». Almafuerte (Pedro B. Palacios).

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Más leído

EN COMPAÑÍA DE PULLARO, KICILLOF ANUNCIÓ UNA BASE DE OPERACIONES TÁCTICA...

0
Buenos Aires, 25 marzo. El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, anunció hoy el lanzamiento de una base de la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI)...