martes, junio 25, 2024

SE AGITA EL ESCÁNDALO POR EL JUICIO POLITICO A TRUMP

Un escándalo sacude a los EEUU, un supuesto pedido del Presidente a su par Ucraniano, podría devenir en el juicio político de Trump. La batalla comenzó y los cruces también. El 25 de julio presuntamente el presidente de los Estados Unidos levantó el teléfono de la Oficina Oval para llamar a su colega de Ucrania, Volodimir Zelenski, y pedirle “un favor”, que ahora podría llegar a enterrar sus aspiraciones para ser reelecto si prospera el camino de un juicio político que se ha iniciado. Pero no hay que apresurarse con las conclusiones: el magnate es el presidente más particular de la historia del país y nada es definitivo en su convulsionado universo porque, quién sabe, todo esta movida que conmueve a Washington podría terminar beneficiándolo.

La única certeza es que la palabra “impeachment” marcará a fuego la campaña electoral del año que viene. Por eso, Trump lanzó ahora un fuerte contraataque con el apoyo de sus congresistas republicanos para intentar controlar los posibles daños de esa llamada telefónica y volcar el impacto a su favor. “Estamos en guerra”, dio el presidente a sus aliados y les pide acciones precisas para frenar la embestida en el Congreso.

Aquella tarde en la Casa Blanca Trump le había dicho a su colega ucraniano: “Me gustaría que nos hiciese un favor porque nuestro país ha pasado por mucho y Ucrania sabe mucho de esto”. Y continuó: “Me gustaría que el Fiscal General lo llame a usted, a uno de su equipo, y me gustaría llegar al fondo de esto” y le dijo que sería contactado por su abogado personal, Rudy Giuliani. La llamada ocurrió sugestivamente pocos días después de que la Casa Blanca ordenara el congelamiento de un paquete de ayuda militar a Ucrania por cientos de millones de dólares.

 

El “favor” que pidió Trump a Zelenski es que investigara por posible corrupción a Hunter Biden, el hijo de John Biden, ex vicepresidente, hoy precandidato demócrata y su posible rival en las elecciones presidenciales del año que viene. El hijo de Biden había trabajado como asesor de la empresa Burisma, un conglomerado de gas ucraniano que pertenece a un oligarca prorruso de dudosa reputación.

 

El contenido de la llamada se conoció a través de un “informante” anónimo, que según The New York Times es un agente de la CIA que estaba destinado en la Casa Blanca y que luego regresó a la agencia. El “topo” denunció que Trump “está usando el poder de su cargo para solicitar la interferencia de un país extranjero en las elecciones de 2020” y que la Casa Blanca trató de “bloquear” información retirando los registros de la llamada en el sistema donde normalmente se almacenan y trasladándolos a otro lugar donde guardan información más clasificada, a pesar de que no reunía los requisitos para ser guardada allí.

Esta denuncia hizo que los demócratas lanzaran el martes una investigación, el primer paso de un posible proceso de “impeachment” que podría destituir a Trump. Fue un fuerte giro en la posición de la líder de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, que estaba en contra de impulsar la destitución y frenaba el impulso de sus correligionarios.

Nadie sabe bien cómo afectará el proceso la campaña electoral. Trump llega con unos índices de popularidad en torno del 43% y con una economía que, si bien es sólida en los números macro, ya comienza a dar algunas señales de ralentización. El impacto en la imagen presidencial pude ser impredecible, porque los votantes en general no apoyan el impeachment (37%). Los antecedentes no brindan pistas: si bien ninguno estaba en campaña para su reelección cuando fueron sometidos a un proceso de impeachment, la popularidad de Richard Nixon cayó en picada al 23%, pero la de Bill Clinton subió meteóricamente hasta el 73%.

El contraataque de la Casa Blanca

Asoma una estrategia en la Casa Blanca. Desde allí se elaboró una lista de argumentos o “talking points” para que los republicanos respondan ante el escándalo. Este mensaje enumera “mitos” y “hechos” que los republicanos deberían manejar al comentar la famosa llamada en entrevistas o en las redes sociales. “Aquí el verdadero escándalo es que la filtración de una versión de segunda mano sobre una conversación telefónica confidencial del presidente con un líder extranjero desató en los medios un frenesí de acusaciones falsas contra el presidente”, dice el texto.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Más leído

EN COMPAÑÍA DE PULLARO, KICILLOF ANUNCIÓ UNA BASE DE OPERACIONES TÁCTICA...

0
Buenos Aires, 25 marzo. El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, anunció hoy el lanzamiento de una base de la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI)...